Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Cómo vencer las adicciones?

¿Cómo vencer las adicciones?

La gente está encadenada a muchos vicios en nuestros días. Las adicciones pueden ser de numerosas categorías que van desde obsesiones conscientes como inconscientes: adicción a las medicinas, lujurias, malos hábitos, cólera, venganza, orgullo, intriga, chismear, egoísmo, glotonería, envidia, celos, televisión, pornografía, alcohol, drogas, inmoralidad, etc.

¿Sabes porque las adicciones son malas? Te destruyen, encadenándote a la adicción que prácticas, además de que arruinan a los que te rodean, a tus seres queridos, los más cercanos a ti. Todo vicio o adicción está centrado en la auto-satisfacción-instantánea del sujeto. ¿Cómo podremos tener relaciones sanas y autenticas con los demás si solo buscamos satisfacer (aunque nunca se logra) los deseos de la carne?

Hoy he traído a diez principios Bíblicos para vencer TODA adicción:

1. Reconoce que cualquiera que permitas que sea tu adicción, esta se convierte en tu Amo.

Jesús dijo, “Ningún hombre puede servir a dos maestros.” Pablo escribe, “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. (Romanos 6:16-18)

2. Pide la ayuda del Señor para poder dar tu servicio y obediencia exclusivamente al Señor y Sus objetivos.

Pablo escribe, “Tal como solíamos ofrecer las partes de nuestro cuerpo en la esclavitud a la impureza y a la maldad, así que ahora los ofrecemos en la esclavitud a la Justicia. (Romanos 6)

3. Tiene más ventajas ser guiado por Dios que ser llevado por tu adicción.

6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. (Romanos 8:6-8)

4. Tú puedes elegir la libertad en vez de andar en la esclavitud.

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. (Gálatas. 5:1)

5. Aprender a vivir por la directiva del Espíritu más bien que por los placeres.

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. (Gálatas. 5:16)

6. Considere que vivir esclavo de las adicciones le traerá vergüenza y consecuencias eternas. 

Jesús dijo, “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? (Lucas 6:46) Ya que Jesús es el Señor, Él merece ser el Señor de todos los aspectos de su vida – tiempo, talentos y hábitos.

7. Adorar al Señor por todos los circunstancias de su vida, no solamente partes de ella.

1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:1,2)

8. Considere que los efectos que su adicción afectarán tu testimonio, tus relaciones y tu reputación.

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. (1ª Corintios. 6:19,20)

9. Pida al Señor sabiduría en la elección de lo que es mejor sobre lo que es mediocre.

Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. (1ª Corintios 6:12)

10. Aprenda a elegir las cosas al estilo y gusto de Dios con la ayuda del consejo del Espíritu Santo.

Recuerde que sólo amando al Señor con todo su corazón, el alma, la fuerza y la mente se pueden vencer todas las adicciones conscientes e inconscientes.

Jesús dijo, Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo (Lucas 10: 27)

Escrito por el Pastor Gerardo Balmori
Capitan del Ejército de Salvación



Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 2 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: