Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

11/11/2011 Nueva Era

Estamos a pocos días del 11 de Noviembre (11.11.11) y los movimientos de la Nueva Era se han movilizado con mucha anticipación para esta oportunidad. En general, la Nueva Era es un resurgimiento moderno de antiguas tradiciones religiosas, junto con una mezcla de influencias: misticismo oriental, filosofía y psicología moderna, ciencia y ciencia-ficción y la contracultura de las décadas de 1950 y 1960.

La nueva era es un movimiento filosófico-religioso que por lo general sustituye a Dios por una energía sin personalidad. Esta energía se pretende utilizar para lograr la auto realización y el encuentro de la divinidad personal. Con este fin cada cual adopta creencias y prácticas de entre una multitud de posibilidades derivadas de todas las religiones existentes y de nuevas ideas que surgen continuamente.

La nueva era se encuentra con frecuencia vinculada con los siguientes temas: Angelología, Autoayuda, Adivinación, Conocimientos Ancestrales, Energía, Espiritualidad, Filosofía, Metafísica, Libros “Sagrados”, Literatura Védica, Meditación, Salud, Religión, Yoga.

En la Nueva Era confluyen corrientes y materiales tomados de la mitologías más dispares; doctrinas de ciencias ocultas y de las ciencias más modernas; creencias y técnicas heredadas de la magia más primitiva y actitudes religiosas recolectadas de las religiones más universales, doctrinas gnósticas, principios de astrología, prácticas espiritistas, conocimientos esotéricos, técnicas de meditación.

La apariencia exterior de la Nueva Era es transmitir paz, amor y unirse conciencialmente con todos los seres humanos. Sin embargo, esto solo se logra con la ayuda de “maestros ascendidos”, es decir entidades espirituales con quienes se unen a través de mantras, meditaciones, danzas, arte, etc.

Todas estas prácticas sancionadas por la palabra por ser comunión con espíritus.

 La Iglesia Cristiana debe tomarlo muy en serio, pues se está adentrando en la mentalidad de muchos cristianos, gracias a un sincretismo que no activa las alarmas de la fe. La Nueva Era plantea muchos peligros a la fe cristiana por ejemplo:

Despersonaliza al Dios de la revelación cristiana

– Desfigura la persona de Jesucristo

– Desvirtuando su misión y ridiculiza su sacrificio redentor

– Niega el evento irrepetible de su Resurrección por la doctrina de la reencarnación

– Vacía de contenido los conceptos cristianos de la creación y de la salvación

– Rechaza la autoridad de la Iglesia y su forma institucional

– Relativiza el contenido original, único e históricamente fundado del Evangelio

– Deforma el lenguaje dando un nuevo sentido a términos bíblicos y cristianos

– Se apoya falsamente en los místicos cristianos y trastorna el sentido de sus escritos

– Descarta la responsabilidad moral de la persona humana y niega la existencia del pecado

– Diluye irremediablemente la práctica de la oración cristiana.

Sin embargo, aunque en el movimiento hay mucha gente sincera con ignorancia del mundo espiritual y sus implicaciones, son los lideres, guías o médium los que si saben lo que están haciendo. Al margen de las consecuencias anteriores que se generan, esta la invocación al Anticristo y la apertura hacia entidades espirituales (demonios) sobre la tierra, más aun, inmerso dentro de este movimiento global esta la nueva forma de brujería llamada wicca.

La wicca es una religión neopagana, popularizada a partir de 1954 por el británico Gerald B. Gardner como un ‘renacimiento’ de la antigua religión de la brujería, en el centro del culto de la wicca esta el culto a la Reina del cielo, bajo la forma de la diosa tierra. Para muchos wiccas, la Diosa tiene un papel preeminente al ser la que todo lo concibe.

Desde los tiempos del Antiguo Testamento, se puede ver cómo la verdadera adoración fue un instrumento que Dios usó para derrotar a los enemigos de Israel. Hoy, quien entienda el verdadero significado de adorar poseerá también el arma más poderosa contra los poderes de las tinieblas.

Cuando El rey Josafat recibe la instrucción de Dios de enfrentar a sus enemigos simplemente a través de adorarle a El dice que ” …puso a algunos a cantar vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová porque grande es su misericordia. Y cuando empezaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros.” 2 Crónicas 20: 21-22

Cuando adoramos provocamos que los cielos se abran, lo sobrenatural se active, el gobierno de Dios se amplíe por una mayor revelación concedida. Cuando el Reino se establece, se transforma las circunstancias del tiempo y del lugar; provocando que el ambiente sea saturado de la gloria de Dios y lo eterno tome lugar en medio de lo pasajero.

Cuando el pueblo de Dios exalta Su nombre, nuestro Padre está dispuesto a manifestar el poder de Su Reino. Hay una manifestación única de Su dominio en medio de una atmósfera de adoración, como Dios habita entre las alabanzas, rendirle tributo de adoración es la vía para disfrutar plenamente de Su Presencia. Cuando El se manifiesta, toda oscuridad o tiniebla desaparece; todo principado cae y todo poder es sometido.

(Pr. Orihuela)

 



Ultimos comentarios
  1. jeannette
  2. jesus
  3. marcelo

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 − 3 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: