Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

3 razones para ir a la iglesia

iglesia-weil¿Necesito congregarme en una iglesia?

 Toda mi vida desde los 8 años me he congregado sin faltar ni un domingo. Sé que hay gente que piensa: “que fanática Natalia!”.. pero yo veo el congregarme como respirar; así como un pez no puede vivir fuera del agua, así tampoco el que pretende ser cristiano no puede vivir sin congregarse.

Toda la semana andamos a mil!… que la escuela, que el trabajo, que las compras, que trámites… esto y aquello… correr… correr.. y se pasa tan rápido la semana que llega el domingo y por fin!… a descansar???…

No. En realidad tampoco hay descanso, hay que levantarse y prepararse para ir a la iglesia, eso implica tener ropa lista, niños limpios, bolsos y salir… también corriendo!

Pero como dijo el salmista:

Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.

Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios,
Que habitar en las moradas de maldad”
. (salmo 84:10)

Ir a una iglesia es un mandato del Señor. Muchos piensan que no me gusta esto o aquello… no me saludan, no me tienen en cuenta…

Entonces vé a una iglesia donde te sientas cómodo pero NO a cualquier iglesia, sino una en donde se predique al Padre al Hijo y al Espíritu Santo, y tengan como principal tema la sana de doctrina de Cristo Jesús.

Joel 3:11 “Juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y CONGREGAOS; haz venir allí, oh Jehová, a tus fuertes”.

El llegar a la reunión es como respirar profundamente y zambullirse en el río de Su ESPÍRITU!… es como cuando en pleno verano el calor agobia durante el viaje hasta el río, y bajamos del auto, sofocados y sólo queremos meter los pies al agua, y como que después de meter los pies no nos alcanza, y queremos mas.. y mas…

El profeta Ezequiel no podría describirlo mejor!

 Ezequiel 47:3 “Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos.
47:4 Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos.
47:5 Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado.
47:9
Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río”.

Ahhhh…. Que refrescante!… una vertiente de alabanza, y como corren ríos dentro de mi ser!, así es como se siente cuando entramos a la iglesia y sin mas.. debemos entrar al río.

En conclusión, 3 razones por la cual debes congregarte:

  1. Antes de estar perdiendo el tiempo en cualquier lugar, es preferible estar dentro de una iglesia.
  2. congregarse es un mandato de Dios, no una sugerencia!
  3. la iglesia en sí, es agua que sacia la sed del alma y del espíritu y trae sanidad y vida… y tú y yo somos “la iglesia” del Señor!

 Dios les bendiga y congrégate, porque donde hay obediencia hay bendición y vida eterna!



Ultimos comentarios
  1. yessenia
  2. Joel González
  3. Beatriz castro
  4. Miguel
  5. María De Los Santos
  6. claudio

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + cuatro =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: