Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Ayuda para amar

licencia-para-amar_design

Hay una canción que dice: “al mundo le falta un tornillo, que venga un mecánico a ver si lo puede arreglar”

Y la verdad es que al mundo le hace falta un poco de ayuda para amar, no un tornillo!

Hay gente que le dá  importancia a muchas cosas buenas… como ir a la iglesia, tener una buena familia, tener fé, reproducir talentos, etc… pero Dios me manda a amar entonces ¿como puedo amar? ¿quien me ayuda a amar?!

La Biblia dice en el famoso corintios 13 (versión lenguaje actual)

«Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada!

Si no tengo amor, de nada me sirve hablar de parte de Dios y conocer sus planes secretos. De nada me sirve que mi confianza en Dios sea capaz de mover montañas.

Si no tengo amor, de nada me sirve darles a los pobres todo lo que tengo. De nada me sirve dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a los demás.

El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable.

El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie.

No es orgulloso.

No es grosero ni egoísta.

No se enoja por cualquier cosa.

No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho.

No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad.

El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo.

Sólo el amor vive para siempre. Llegará el día en que ya nadie hable de parte de Dios, ni se hable en idiomas extraños, ni sea necesario conocer los planes secretos de Dios.- Las profecías, y todo lo que ahora conocemos, es imperfecto.- Cuando llegue lo que es perfecto, todo lo demás se acabará.

Alguna vez fui niño. Y mi modo de hablar, mi modo de entender las cosas, y mi manera de pensar eran los de un niño. Pero ahora soy una persona adulta, y todo eso lo he dejado atrás. Ahora conocemos a Dios de manera no muy clara, como cuando vemos nuestra imagen reflejada en un espejo a oscuras. Pero, cuando todo sea perfecto, veremos a Dios cara a cara. Ahora lo conozco de manera imperfecta; pero cuando todo sea perfecto, podré conocerlo tan bien como él me conoce a mí.

 Hay tres cosas que son permanentes: la confianza en Dios, la seguridad de que él cumplirá sus promesas, y el amor. De estas tres cosas, la más importante es el amor.

Permíteme parafrasear éste corintios 13:

Puede que seas la esposa ideal de tu marido, la mas idónea, la mas talentosa, la mas dedicada al hogar… pero si no hay amor, para Dios, de nada sirve TODO lo que hagas.

O en el caso de los maridos, puede que seas el “héroe” de tus hijos, el esposo mas trabajador y dedicado que cualquier esposa anhelaría…

O que seas el hombre de Dios que toda iglesia (sobre todos los pastores)desearían en su rebaño; ese hombre que si lo pones a trabajar de portero o a dirigir las alabanzas cantando en lenguas angelicales lo hace muy bien! Pero si no tienes amor… Para Dios eres tan insoportable como una campana ruidosa.

Es más… si no tenemos amor, de nada sirve hablar de parte de Dios, ni conocer revelaciones que te haya dado el Señor y que la gente diga: ¡wowww!… que siervazo éste o aquella!

¿te imaginas?

NADA DE ESO SIRVE DICE DIOS, SI NO TIENES AMOR como para sobrellevarlo.

El dia menos pensado serás como un rancho de paja que si lo quemas y se vuelve cenizas y nada queda de él a menos que haya algún metal.

El amor es como el oro, permanece intacto.

La ayuda para amar es: si estas construyendo tu vida, hazlo con amor porque si vienen las pruebas el amor te hará sobrevivir como un lingote de oro en medio de ceinzas y serás precioso para Dios!

Pero si tu vida se construye de muchas cosas buenas, pero inconsistentes y sin amor, tu «rancho» arderá y verás tu vida en cenizas.

Si puedes ser amable, si tienes paciencia con todos, si no dejas que el orgullo y el rencor que guardas te ganen… si dejaras de ser grosero, pendenciero o gritona… si puedes esperar, volver a creer y soportar…

Si hablas sinceramente y dejas de tapar tus mentiras y las de los demás…

Entonces, sigue adelante! Porque vas creciendo y has madurado, dejando de ser como un niño y caminando hacia la perfección; sólo así conocerás mejor a Dios, porque lo verás cara a cara, como El te vé.

Amar lo es todo!

Dios les bendiga.



Ultimos comentarios
  1. Cristian Guerra
  2. jose
  3. sari
  4. ricardo
  5. ney
  6. nancy
  7. MARIJULIA
  8. Delmy Alvarado
  9. ney

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × uno =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: