Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Consagrados

consagradoA los Consagrados

 Mucha gente le teme a la palabra consagrado. Imaginan su soltería de por vida, o se imaginan monjas o sacerdotes.- A muchos les cuesta, pero sienten fuertemente el llamado.

¿que es ser consagrado?

Es la dedicación de una persona o cosa al servicio de un culto religioso o directamente a Dios.

Recuerdo, yo era apenas una niña de 8 años cuando conocí que Jesús estaba vivo!, fue entonces que recibí al Señor Jesús como mi salvador, aunque no entendiera el término de Salvador, muy dentro de mi me alegraba que Jesús estuviera vivo, porque pasé años yendo a la iglesia católica y viendo a Jesús colgado en la cruz, mis preguntas eran interminables a esa edad:

¿pero cuando fue que se dieron cuenta que estaba vivo?

¿si está vivo, donde está!?

si debe estar en mi corazón, ¿como logro que entre allí?

(Bombardeo de preguntas para mi maestra de escuela bíblica)

Ella me lo explicó todo. Y desde ese entonces yo creí que Jesús me había elegido, lo sentía y hasta lo veía conmigo. Soñaba con El o con situaciones relacionadas al cielo y cosas parecidas.

A los 12 años me bauticé en las aguas. En contra de la voluntad de mi pastor y mis padres porque ellos creían que yo no entendía el hecho como para hacerlo… y en cierta manera, no lo sabía todo, pero mi respuesta fue:

“si hay agua, ¿Qué impide que yo sea bautizada?”

(el bautismo es una manera de consagración)

Así que sin más, logré que me bautizaran y empecé por jugar a predicar, pasando los años… a cantar, a tocar pandero, ayudante de escuela bíblica, evangelización en villas miserias, y todo lo que estuviera a mi mano para hacer hasta hoy.

Hoy entiendo que para estar consagrado a Dios, primero debes tener un corazón de niño, que crea en lo que Dios dice.

Como cuando un padre habla a su hijo y el hijo escucha atentamente las instrucciones y sabe como le vá ir si no hace caso, con respeto y reverencia.

Segundo, el Padre tiene que llamar a tu corazón, y sellarte con el Espíritu Santo, aunque tu mente diga cualquier cosa, aunque te pasen las mil y una, o seas rebelde o te apartes, si Dios llama, hagas lo que hagas terminarás haciéndole caso, porque El no te dejará hasta que se haya cumplido en ti todo lo que ha dicho.

Puedes ser colaborador con Dios o hacerte de rogar, pero eso tardará mas años y al final siempre sale triunfando el Señor.(lo digo por experiencia).

Deuteronomio 33:3 “Aun amó a su pueblo; Todos los consagrados a él estaban en su mano; Por tanto, ellos siguieron en tus pasos, Recibiendo dirección de ti”

Esta es la satisfacción de ser consagrado a Dios, que estamos en Sus manos y recibimos dirección de Dios todo el tiempo, pase lo que pase, así se caiga el mundo, seguiremos Sus pasos.

Para el que no lo entiende es un placer y un honor servir a Nuestro Dios, para el que lo está sirviendo comprende y siente perfectamente lo que estoy diciendo.

Isaías 13:3 “Yo mandé a mis consagrados, asimismo llamé a mis valientes para mi ira, a los que se alegran con mi gloria”

Los que somos o nos hemos hecho consagrados a Dios nos alegramos cuando a Dios se le dá gloria si estamos bien o si estamos mal, de igual manera nada nos mueve.

A los consagrados les dedico lo que dijo Teresa de Calcuta:

“nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta, Dios no se muda, sólo Dios basta ”

hoy digo: “mi casa y yo serviremos a Jehová”

Bendiciones!!!



Ultimos comentarios
  1. julia
  2. Guillermo
  3. emily

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − uno =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: