Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Diario de una embarazada II

1 trimestre: “crisis por emabarazo 1”

images embAunque cerca de dos vómitos en tres meses, ningún desmayo, y sólo dos kilos aumentados, es todo un éxito… tuve una de esas crisis de llanto por una semana. Que horrible! Pensaba: “ayuda-espiritual necesita ayuda espiritual!!!… jejee..

Tengo una amiga que vino a mi rescate a escuchar las pavadas que dije en mi crisis de llanto, ella sabe lo que es, ya que fue mamá hace 5 meses y todavía recordaba que cuando le pasó una de éstas crisis yo le dije: “es normal Raky…”

Una aconseja cuando no está en ninguna crisis, pero hay que pasarlas para poder entender a otras.

El primer trimestre de todo embarazo es una mezcla de alegría, llanto, vómitos e infinidad de cosas que ya no te dejan hacer, como teñirte el cabello, comer cualquier cosa o mover muebles cuando te dá el “síndrome de anidamiento”

Todo sea por el cuidado de la mamá y el bebé, pero sí, hay cosas a las que yo le saqué provecho. Por ej. Mandar a mi esposo a comprar helado a cualquier hora! … todo sea por el antojo, no sea que le salga alguna mancha al bebé… jejeje.. (esto es un mito, pero los hombres no lo saben. Lo dejemos ahí.)

A la hora de vomitar, mi esposo venía corriendo a recogerme el pelo y  sobarme la espalda mientras vomitaba, me acariciaba y se sentía mal por no poder hacer algo más… que lindo ese tipo de preocupación cariñosa, cuando una está sensible y “ñañera”!

La otra parte del asunto es atender los celos de mi hija, ella me ocupa casi todo el tiempo en sus crisis de llanto, llora si no juego con ella, llora si le duelen las encías, llora porque quiere ver mi ombligo, en fin… llora porque es la hermana mayor y porque creo que se está percatando de que debe ceder su espacio de los brazos de mamá a la panzota que crece por m2.

Respecto a este tipo de crisis de llanto, hay mucho que decir, pero lo importante es que Dios dice:

“un tiempo para llorar y un tiempo para reir… todo lo hizo hermoso en su tiempo..”

“al momento de la tarde, he aquí la turbación, pero en la mañana el enemigo ya no existe”

Vale la pena una “crisecita de llanto” de vez en cuando, ya que podemos estar seguros que Dios también creó un tiempo de gozo, y como vamos a reconocer el gozo, si primero no experimentamos la turbación?

Yo me animo… no tengo miedo. Dios está con nosotros. (continuará)

Dios te bendiga madre espiritual, almática o biológica!



Ultimos comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: