Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

La Ansiedad I parte

ansiedad2La Ansiedad

La ansiedad (del latín anxietas, ‘angustia, aflicción’) es un estado que se caracteriza por un incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel adecuado, o -por el contrario- ante el temor de perder un bien preciado.

La ansiedad tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia, junto con el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad. En la actualidad se estima que un 20.6% o más de la población mundial sufre de algún trastorno de ansiedad, generalmente sin saberlo.

La gran mayoría de las personas agorafóbicas experimentan una serie de emociones a causa de la respuesta de ansiedad al ser sometidas o expuestas al estímulo. La persona siente intensas sensaciones fisiológicas que gradualmente van aumentando y apareciendo una después de la otra o varias combinaciones a la vez como: “Taquicardia, Ráfagas de calor/frío, Temblores, Pérdida de sensibilidad, Ahogo o falta de aire, Hiperventilación, Mareo, Vértigo, Sensación de irrealidad, Dolor u opresión en pecho, Calor, Sudor, Sofoco, Fatiga o cansancio, Náuseas, Dificultad para tragar, Sensaciones en el estómago (como mariposas en la panza), Visión borrosa o sensación de ver luces, Pinchazos, Calambres, Entumecimiento, Tensión, Piernas débiles, Palidez, Sensación de orinar o evacuar, entre otros.”.

Esta es la definición que el diccionario nos da, y una pequeña explicación acerca de la argofóbia.

De alguna manera, todos, sufrimos alguna vez de ansiedad. Algunos como yo, cuando éramos niños le teníamos miedo a la oscuridad, porque alguien nos asusto con lo del famoso “cuco”; y conforme iba creciendo, estas ansiedades juntas con el miedo, el pánico, el terror, crecían conmigo…ya en la primaria tenia un terror muy grande de hacer un examen…porque no había estudiado- por no darle el tiempo suficiente de estudiar ya que tenia algo mas importante que hacer…jugar…pero el hecho de estar en un examen producía cierta fobia, y me dolía el estomago, se me hacia un “nudo en el estomago”, empezaba a sofocarme, y la ansiedad hacia su aparición, mis piernas temblaban al son de mi corazón. Mis manos sudaban y como dicen aquí en mi ciudad, Córdoba, que transpiraba más que testigo falso. Esto anulaba mi pensamiento y no podía concentrarme, todas mis ideas se habían ido a jugar cuando mas las necesitaba. De adolescente, era muy introvertido en mi relación con las chicas, y no era porque fuera del otro “bando”, sino que era muy tímido y la ansiedad por tener novia anulaba mis palabras y no podía hilvanar una frase congruente, y de nuevo el nudo en el estomago, las manos sudadas, y empezar a transpirar como loco.

Después llego el tiempo de la responsabilidad, y a la hora de enfrentarme a un trabajo, cualquiera que sea, y hasta lo mas básico, estos temores y las ansiedades y sus aliadas hacian su aparicion y tomaban mi cuerpo y sin pausa entraban en escena estos ataques de ansiedad y como un levantamiento en contra del gobierno de mis emociones producían en mi hasta temblores que no podía parar ni controlar.

Que quiero graficar con esto, que de alguna manera cada ser humano adquiere un temor, alguna fobia, ansiedad, o algo que altera su estado anímico, emocional y físico. Esto gobernara de manera irremediable porque aunque la ciencia pueda lograr una cura, esto es por un tiempo y ante la primera manifestación de temor, entrara la ansiedad de nuevo y todo lo demás que trae como consecuencia de esta “enfermedad”.

Quiero decirte que hay una cura para siempre, hay una manera de identificar primero, controlar después y al final sacar de manera permanente de nuestras vidas este flagelo que llamamos ANSIEDAD.

Ahora te pido que tomes un minuto de tu tiempo, y pienses si estas dispuesto a seguir leyendo este articulo con tal de encontrar una solución a tu problema. Porque tal solución necesita de ciertas cosas que mas adelante te voy a detallar.

Si has decidido pagar cualquier precio por tu sanidad; aquí no pedimos plata, pero si pedimos que creas con todo tu corazón lo que voy a decirte.



Ultimos comentarios
  1. Georgina
  2. natalia

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: