Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

La apostasía III

 La apostasía III: crisis de panico consejos cristianos ayuda espiritual El Israel de este tiempo, estaba sumido en la total apostasía. Salomón había construido templo a los dioses de sus esposas (700 reinas y 300 concubinas) y se había postrado ante los ídolos, trayendo el juicio de Dios a tal pecado, “la división del Reino de Israel en dos”, pero no en su tiempo sino hasta cuando Salomón murió.

El Reino de Judá por un lado, el pueblo fiel a Dios y el reino apostata de Israel por otro.

El 90 % del pueblo de Israel se había apartado de Dios (las diez tribus y media que la conformaban) y se habían volcado a la idolatría. Aunque como veremos ellos seguían invocando a Jehová de los Ejércitos. Sus profetas profetizaban en nombre de Jehová:

Entonces el rey de Israel reunió a los profetas, como cuatrocientos hombres, a los cuales dijo: ¿Iré a la guerra contra Ramot de Galaad, o la dejaré? Y ellos dijeron: Sube, porque Jehová la entregará en mano del rey.

El rey y sus profetas nombran aun a Jehová Dios, pensaban que le servían, y que su Espíritu estaba con ellos… aun!

24. Entonces se acercó Sedequías hijo de Quenaana y golpeó a Micaías en la mejilla, diciendo: ¿Por dónde se fue de mí el Espíritu de Jehová para hablarte a ti?

Note que ellos creían en Dios como muchos  hoy en día dicen creer. Ellos invocan SU nombre, como muchos invocan a Dios hoy y hasta se animan a profetizar en nombre de Dios, y aun a decir: así dijo Jehová!!! ¿No les parece conocido esto?

Al parecer ellos seguían siendo el pueblo escogido de Dios.  Aunque su Rey (Acab) era un total “apóstol” digo apostata, entregado a la idolatría y la brujería que había traído su esposa Jezabel.

A el solo le gustaba escuchar lo bueno de los labios de sus “profetas” y cuando un profeta verdadero le decía lo que Dios le mandaba a decir, este lo rechazaba, hasta llegar a odiar a tal profeta.

Por eso solo llamaba a los que profetizaban bien y aborrecía a los que le decían la verdad aunque esta siempre era para su mal.

8. El rey de Israel respondió a Josafat: Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaías hijo de Imla; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza bien, sino solamente mal.

Note que Josafat le pone como condición: consultar a Dios.

5. Dijo luego Josafat al rey de Israel: Yo te ruego que consultes hoy la palabra de Jehová

Esto es lo que distinguía a los verdaderos creyentes del Señor, que hicieran lo que hicieran, antes, preguntaban a Dios y hasta que Dios no les respondiera no movían un solo dedo.

Lamentablemente esta practica, la de Preguntar a Dios por todo asunto, se esta perdiendo en nuestras vidas.

El trabajo; las preocupaciones; los problemas, nos llevan a dejar de depender de Dios, dejar de ser guiados por el y tomamos las decisiones mas importantes de nuestras vidas sin El.

Y siempre fracasamos, porque Dios que sabe todo, el sabe que nos conviene y que no, el sabe lo que será de bendición a nuestras vidas y lo que no. Pero hay mucho comezón de oír…como lo tenía Acab, y cuando alguien de Dios viene y nos da una palabra de exhortación, de edificación y consolación, lo rechazamos, lo desechamos de nuestras vidas, y hasta los perseguimos y despreciamos.

 

El rey Acab muy confiado trae a sus “profetas” y al oír lo que estos decían, Josafat discierne que algo raro hay en estos y que hay algo que no cuadra, y le pregunta de nuevo:

 

¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, por el cual consultemos?

 

¿Hay algún profeta que sea verdadero y que hable con Dios y tenga comunión con El verdadera? ¿Hay hoy en día algún profeta que hable de parte de Dios y no lo que la gente quiera oír? ¿Hay alguno que no se deje impactar por los hombres de “poder” y por los que están en “autoridad” y diga lo que Dios manda a decir? ¿Hay siquiera uno?

 

Claro que los hay!!! Están los Elías, y los Micaías, que no se dejan amedrentar por el rey de turno. Ni por su sequito de aduladores.

Hay valientes profetas de Dios que están esperando su tiempo, el tiempo de salir de sus escondites y decir lo que Dios les esta mostrando y mandando que decir.

 

Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaías

 

Claro que hay uno…pero le aborrezco…siempre me profetiza mal…como si profetizar fuera a traer buena suerte, o mala suerte…y no lo que vendrá ciertamente.

Muchos consultan a sus “profetas” como quien consulta el horóscopo en el diario, o lee la Biblia haciendo dedo mancia tratando de adivinar lo que acontecerá con su vida.

 

 



Ultimos comentarios
  1. Ricardo Regalado
  2. nancy
  3. Julian
  4. Jessica
  5. enrique jimenez
  6. jymmy perdomo

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS:

×