Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Las quejas de mi esposa…ya no las puedo soportar!!!

images1

Un hombre se quejaba con su suegro…su hija tiene la culpa de todo. Yo trabajo a destajo, dejo mi alma para traer alimento a casa, y ella que hace…pasa horas chismoseando con todo el mundo por teléfono…no cocina, no limpia, deja todo tirado( aunque a veces yo lo dejo mas…).

Muchos de nosotros que tenemos problemas comunes a este hombre con nuestras esposas, que somos los culpables de todo- según ellas- que sus quejas ya no las podemos soportar; que sus malos gestos y contestaciones son a veces tan crueles que hieren nuestro corazón. Pobre de nosotros…

Adán hizo lo mismo cuando la mujer le dio de comer del fruto que Dios le había dicho bien claro que no comiese…-que has hecho dijo Dios.

La mujer que tu me has dado…así es nuestra respuesta siempre…ante Dios y ante los hombres…nuestra respuesta es siempre la misma…La mujer que tu me has dado

Nos desligamos muy fácilmente del problema dejándole a ella la autoría de todos nuestros males…aunque ella  hace lo mismo con nosotros.

Pero lo cierto es que nuestra actitud siempre es de… si tu me la diste…hazte cargo tu

Hacemos la GRAN PILATOS…nos lavamos las manos y miramos para otro lado como perro que tiro la olla.

Nuestro Problema central como hombres es que no nos hacemos cargo de nuestras responsabilidades.

Solo nos gusta volver de trabajar y mirar tele, ver fútbol, pues lo merecemos después de una jornada larga de trabajo…y tenemos excusas para todo. Alguien dijo: justifica tus limitaciones y realmente las tendrás…a las limitaciones.

Si nuestras esposas se quejan de nosotros, no es en vano…en algún momento dejamos de hacer lo que tenemos que hacer.

Fuimos creados con el maravilloso privilegio de ser la Imagen de Dios.

El hombre es La Gloria de Dios, como la mujer de del hombre…pero cuando la mujer no es gloria, ni esta llena de  gracia,  es porque estamos fallando en ser la Gloria de Dios. Si ella no es nuestra gloria, es que nosotros no lo somos de Dios. Si ella empieza a quejarse de nosotros, es porque no hacemos lo debido, no ocupamos el lugar que nos corresponde. Ser la Cabeza es: el que encabeza todo.

Una de las quejas comunes en nuestras esposas es nuestra falta de iniciativa…Hagamos tal cosa? Dice ella, a lo que respondemos: Lo que tu quieras amor…yo te sigo.

En vez de ellas seguirnos a nosotros, somos nosotros quienes seguimos a nuestras esposas.

Como podemos saber cual es el problema en nuestras vidas y como salir de estos?

  • Ser más atentos a los dichos de tu esposa. En sus palabras encontraras la causa de sus quejas….TU.
  • Una vez entendido cual es el problema (tu) pide a Dios en oración que te ayude a cambiar.
  • Busca la manera de ser diferente al hombre que eras hasta la ultima queja de tu esposa.
  • Si ella se queja de ti en varias áreas…ora y ayuna por cada una de ella y una a la vez ve cambiando tus actitudes.
  • NO ORES para que tú esposa cambie y deje de quejarse. Toma el lugar que te corresponde u hazte cargo de tus fallas y cámbialas.
  • Dios va a ayudarte a ser diferente cuando tú rindas todo esto a los pies de Jesús.
  • En su palabra encontraras la manera de cambiar. Deja que su Espíritu Santo te guié en las escrituras.



Ultimos comentarios
  1. jose geiler
  2. claudio
  3. Idalia

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × cuatro =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: