Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Matrimonios en crisis

Matrimonios en crisis

 Matrimonios en crisis: sociedad separacion matrimonial liderar nuestras vidas la familia divorcio disfrutar la vida crisis y dios consejos para ser feliz consejos cristianos ayuda para parejas ayuda espiritual

“si, acepto”…

La famosa y celebre frase en la boda. Toda palabra debe ser tenida en cuenta cuando hay crisis entre cónyuges.

La aceptación, no viene de esta frase, aunque es un buen comienzo.

La aceptación viene con la práctica durante los años restantes de tu vida.

A veces creemos que el matrimonio es un reformatorio, que debe cambiarle los defectos y hábitos al conyugue.

No! El matrimonio es simplemente la unidad de dos personas que miran hacia delante juntos, con fe y esperanza, pero no se miran el uno al otro con el fin de traer destrucción.

Debemos llegar a pensar de esta manera:

“Así como me case, así debo aceptar a mi conyugue.

Así como te ame en un comienzo, te seguiré amando.

Si soy una persona integra,

Seré integra en respetar tu personalidad

Y tu manera de ser diferente a mi”

 

La aceptación, es una manera sana y madura de estar con la persona que amas.

Con aceptación, llegaremos a tener intimidad.

Con aceptación, encontraremos en nuestro conyugue el amigo que necesitamos.

Con aceptación tenemos libertad para ser tal cual somos.

La aceptación tiene la habilidad de escuchar totalmente al conyugue con la mirada y el silencio. Es imposible hablar y tratar de aceptar, durante un partido de fútbol o mientras la esposa cocina!

“amaras a tu prójimo, como a ti mismo”

Hay muchas maneras de amar a nuestro conyugue y edificar el hogar y el amor.

Una de las cosas importantes para seguir adelante, es dejar el pasado en el pasado, se ha dicho que:

“culpabilidad es estar atado al pasado,

Depresión es estar atado al presente y

Ansiedad es estar atado al futuro”

No podemos sacar en cara en cada discusión con nuestro conyugue todo lo “negro” de su pasado. No es sabio, ni edifica, por el contrario, logras ahondar la grieta de reparación.

No es sabio que mires el presente como una mala decisión del pasado y te resignes a ser desdichada/o e infeliz. Es fácil deprimirse, pero el ánimo no debe abandonarse. Alza tus ojos y mira adelante, que puedes hacer, para mejorar el hoy? Empieza por sanar con palabras dulces y amables el corazón de tu esposo/a.

Los años de casados agotan y te dejan marcas. Un aviso tragicómico se leía de la siguiente manera:

“vendo marido, 50 años. No expresa cariño.

Nunca recuerda cumpleaños, aniversarios ni da besos.

Vendo barato, escucho ofertas”

Se pueden imaginar tal tristeza? Que detrás del humor, hay mucho dolor por un amor enfriado, amor apagado que ha perdido fuerza.

¿Por qué hay matrimonios que viven separados, con pensamientos de odio, indiferentes llenos de rencor?

No aclaran las cosas porque no hay aceptación para hablarlas.

Se empieza aceptando y se termina hablando.

Matrimonios, practicad el oír y OID a Dios que fue el inventor del matrimonio. NUNCA SE RINDAN!



Ultimos comentarios
  1. claudio
  2. Claus
  3. anlly
  4. Ivette
  5. anlly
  6. anlly
  7. cristina

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS:

×