Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Problemas de comunicación en la pareja

 

Problemas de comunicación en la pareja: vida cristiana testimonio de vida separacion matrimonial noviazgo cristiano noviazgo adolescente la familia divorcio crisis y dios consejos para ser feliz consejos cristianos ayuda para parejas ayuda espiritual Cuantas veces han escuchado el dicho: “no hay peor sordo quien no quiere oír”.
Por mi parte hace un buen tiempo que lo vengo escuchando y no le quería prestar atención. Creo que es mas vivo este dicho en mi vida desde mi casamiento.

Como muchos saben mi esposa hace más de diez años que perdió físicamente su audición. El último parte medico fue: Audición amputada.

Pero ese no es su problema, sino que es el mío. Ya que en el concepto de sordera ella es quien no oye; la que necesita de una comunicación alternativa de parte de quienes la rodeamos.  Pero en realidad es que  ella no es la que esta sorda,  sino yo.  Mi audición esta amputada espiritualmente hablando.

Ya que soy yo quien no “la escucha”; el que no “presta atención a sus dichos”; El que “hace oídos sordos”.  Y esto ha generado muchos inconvenientes en nuestra vida y muchas confusiones.

 

Ej.: El hombre de por si solo es muy reacio de hablar y mas con sus esposas, viene de trabajar cansado y lo ultimo que quiere hacer es hablar de los problemas del trabajo; del día duro que tubo… Y por excusa dice  -no quiero traer problemas del trabajo a casa amor-.

Pero lo que la esposa en realidad quiere al preguntarle como le fue en el día y de los detalles de este es: -primero me decís tu día que es resumido sabiendo como sos para hablar, y después te descargo toda la batería de acontecimientos que me han sucedido a lo largo de mi día con lujos de detalles, hasta mis pensamientos mas profundos y las frases textuales de mis conversaciones. Todo al detalle… en orden…a como vienen a mi mente…je…

Esta es la verdad de la milanesa como decimos en Córdoba.

La verdad es que la mujer quiere y debe y necesita y ordena ser oída.

Aunque para nosotros no sea mas  importante lo que dice de lo que dura la propaganda de la película que estamos viendo o el entre tiempo del partido de nuestro equipo favorito o lo que tardamos en darle la vuelta a los canales de la TV haciendo zaping.

Ella quiere ser oíday  esa es la verdad . Y es ahí donde digo que se hace realidad el dicho que “no hay peor sordo quien no quiere oír”.  Soy sordo a las necesidades físicas, sentimentales y espirituales de mi esposa.

 

Así mismo hacemos en nuestras vidas con Dios. ¿Cuantas veces Dios viene y nos advierte de que dejemos tales practicas que no están de acuerdo a su voluntad; que dejemos tal actitud o nos llama a la oración porque algo quiere decirnos, advertirnos o simplemente que tengamos intimidad con El? y para mi vergüenza soy el primero en darle la espalda. Esto me desnuda ante todos pero también es un reconocimiento de mi parte públicamente para demostrar mi arrepentimiento para tal cosa (no oír a Dios y a mi esposa me causa problemas).

Dios  en su palabra: …

 

Éxodo 15:26: y dijo: Si oyeres ATENTAMENTE la voz de Jehová tu Dios…

 

 Isaías 55:2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.

 

Santiago 1:25: Mas el que mira ATENTAMENTE en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

 

Es una advertencia para todos aquellos quienes tiene problemas de comunicación en la pareja, lo que trae aparejado que un día, cansada la esposa de tanto hablar y no ser atendida,  pega el portazo y se va o estalla  la tercera guerra mundial en tu casa.

Es muy practico lo que tenemos que hacer, es muy espiritual y a la vez tan terrenal…debemos Prestarle atención a Dios primeramente y sus demandas de nosotros y debemos escuchar a nuestras esposas.

Así de fácil.

Hoy viendo una película me quedo un pensamiento: no es importante lo que hables sino que SEPAS ESCUCHAR.

Como muchos esposos que desean servir a Dios, siempre andamos predicándoles a nuestras esposas, a tener fe, confiar en Dios, pero no atendemos a sus demandas, aunque mas no sea escuchándolas.

Y cuando nuestras oraciones no son escuchadas a causa de tener problemas con ellas, le reprochamos a Dios. Pero mira lo que dice SU palabra:

1 Pedro 3:7: Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan ESTORBO.

 

  • Vivid con ellas sabiamente. 

En toda la manera de vivir con ellas, siendo sabios en oír sus demandas; siendo sabios en encontrar respuestas a sus peticiones; sabios en buscar a Dios; en poner en práctica lo que Dios nos diga en su palabra como guía a nuestro matrimonio. Siendo sabios con nuestras palabras, nunca respondiendo en calientes, siendo dueños de nuestros silencias más que de nuestras palabras. Pues una vez dichas no hay vuelta atrás

 

 

 

  • Dando honor a la mujer.

Esto es dándole el lugar que verdaderamente le corresponde en nuestro matrimonio, esto es ayuda idónea. Cualquier decisión que tomemos antes consultarles, hacerles participes de todos nuestros negocios (todo lo que vayamos a realizar en nuestras vidas sin ocultarles nada)

Respetando sus dediciones y otorgándole crédito en sus consejos.

 

Y como resultado no tendremos estorbo a nuestras oraciones

  • Para que vuestras oraciones no tengan estorbo

 

Como muchas veces nos ha sucedido, que decimos:

-Dios no nos oye;  no nos responde;  lo que pedimos no lo tenemos… o hemos perdido el rumbo y no sabemos oír a Dios para volver al Camino.

 

Oremos: Padre, en el nombre de Jesucristo tu hijo amada, te pedimos perdón, perdón por no oír atentamente tu voz, perdón por no obedecerte y no darle el lugar que corresponde tu palabra en nuestras vidas, y aun por no darle el lugar que corresponde a nuestras esposas y no atenderlas, no oírlas y pecar así contra ti y contra ellas. Dios límpianos de nuestra maldad y ten misericordia, que nuestros oídos espirituales sean abiertos para escucharte, entenderte y obedecerte, y también danos sabiduría para conducirnos bien en el matrimonio, en la familia que tu nos has dado y te pedimos por todos aquellos que han leído este articulo y tu les has hablado para tener tu favor y poder en obedecerte Dios.

También te pido por aquellos que no están casado aun para que tomen consejo y no cometan nuestros pecados y tengan un matrimonio en paz, feliz, vivo en ti.

Gracias te damos en el nombre poderoso de Jesucristo. Amen!!!

Dios nos bendiga



Ultimos comentarios
  1. MARIA ALICIA ARCINIEGAS O.
  2. Ronald Moya
  3. enrique jimenez

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS:

×