Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

RENOVACIÓN EXTREMA ( Parte 2)

espiritualidad1

Renovación Extrema

(Parte 2)

“Así que hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Ro. 12:1-2

Renovando mi corazón.

•             UN CORAZÓN SEGURO   

“estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;” Filipenses 1:6

Dios que empezó en nosotros la Obra en el momento de la salvación, la continuará hasta que estemos en Su Presencia. Podemos descansar en la seguridad que estamos en Sus Manos y nada nos podrá separar de Él. Romanos 8:35-39

•             UN CORAZÓN EN PAZ

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7

La Renovación Extrema de mi corazón debe llevarme a un corazón en paz en medio de las tormentas. El angustiarme revela una básica falta de confianza en Dios. ¿Qué perturba mi corazón? Mi corazón no tiene paz cuando…

No creo en Su Provisión

No creo en Su Protección

No creo en Su Providencia

La respuesta de Dios está en estos versículos:

La Provición de Dios Fil.1:6 a

El Plan de Dios Fil. 1:6

La Promesa de Dios Fil.1:7

•             UN CORAZÓN REBOSANTE

“El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” Juan 7:38

El corazón rebosante viene de esa íntima relación con el Señor donde fluye lo que Él es a través de mí. Un corazón rebosante puede:

Agradecer a Dios por sus obras

Adorar a Dios por sus Atributos

Respetar a Dios por su sabiduría

Alabar a Dios por su poder

Someternos a Dios por su soberanía.

Un corazón renovado es un corazón como el de Cristo.

 

 



Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + catorce =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: