Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Su lenguaje es la alabanza

Su lenguaje es alabanza

Las personas que han resistido sufrimiento y han probado la fidelidad del Señor.. son fuertes, tranquilas y pacientes. Ellas tienen la mansedumbre de Cristo.
¡Yo amo estar rodeado de estas personas! ¡Ellas alientan mi espíritu!
Usted pasará por su prueba y será de gran ayuda para otros si confía en el Señor durante ese tiempo! Usted verá esto suceder en su trabajo, en su familia, en su iglesia. ¡La gente se sentirá atraída a usted porque sabe lo que usted ha pasado y ha testificado su victoria a través del poder único de Dios!
Muchos creyentes sufren pero nunca aprenden de ello.

Como resultado, estos individuos nunca conocen a Dios como consolador.- Al escucharlos hablar, usted pensaría que Dios fue duro, malicioso y sin cuidado (cuando la Biblia dice lo contrario: “Jehová es mi pastor nada me faltará” –salmo 23:1-)

Ellos preguntan, “¿Porqué yo?” Posteriormente ellos dudan del amor de Dios y empiezan a alejarse de Él.

Ellos gimen, se quejan y murmuran, y todo su gozo se desvanece. Pronto, ellos serán amargados y duros de corazón.
Tengo un amigo pastor que por muchos años tuvo gran éxito en su ministerio con gente en conflicto. Pero hoy él está bajo gran pecado, es drogadicto y se encuentra totalmente alejado de Dios. Su esposa lo abandonó y ahora tiene como pareja a una mujer drogadicta.
Cuando usted le pregunta qué sucedió, él le hecha la culpa a quienes lo abandonaron: a su esposa, a Dios quien no contestó sus oraciones, a ministros que lo decepcionaron.

Él expresa, “Yo realmente intenté, pero no pude soportarlo. Habían muchas presiones, mucha gente hipócrita. Fui juzgado falsamente y no supe manejarlo.”
El apóstol Pablo, inclusive en los peores momentos de sufrimiento, alabó el nombre del Señor. Él sabía que su Padre es un Dios lleno de misericordia y el recurso de todo consuelo. Él nunca cuestionó a Dios o dejó que amargura creciera en él. De hecho, ¡Pablo alabó a Dios en medio de todo!

“Y enviamos juntamente con él al hermano cuya ALABANZA en el evangelio se oye por todas las iglesias” (2 Corintios 8:18)
Los mejores maestros en cualquier iglesia no son los del púlpito,,, son aquellos sentados a su lado –gente que ha sufrido y que aún alaban al Señor:

¡El lenguaje de aquéllos que aprenden a través del sufrimiento es la alabanza! (David Wilkerson)



Ultimos comentarios
  1. Ronald Moya
  2. gloria

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − 4 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: