Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Asuntos pendientes?

Asuntos pendientes?

images1

Nuestra alma está compuesta por sentimientos, emociones, voluntad, carácter, personalidad y razón.

Muchas veces, cuando pasamos situaciones o vivencias traumáticas, amorosas o de cualquier índole, nosotros como persona vamos cambiando a veces para mal, y dentro de nuestra alma se provoca un desorden o lo que yo llamo “asuntos pendientes

¿Que es un asunto pendiente?

Es lo que no ha sido resuelto, es lo que escondemos “debajo de la alfombra”, para que todo se vea bien, pero pasado el tiempo acumulamos cada vez más asuntos, como: la falta de perdón, el resentimiento, amargura, culpa, etc…

Estos asuntos pendientes moldean nuestro carácter y nuestra persona va cambiando sin darnos cuenta… nos volvemos mas duros o apáticos, etc…

Me acuerdo que hace algunos años, tuve parálisis facial, debido a que no podía tomar frío; en ese tiempo yo trabajaba en un supermercado y  mi trabajo era reponer lácteos en una heladera que tenía O grado todo el tiempo y se me demandaba estar constantemente en la heladera de lácteos.

Aunque presenté certificado médico, mi encargado en jefe me mandaba igual, obligada, iba a trabajar y después de la parálisis culpé a todo el mundo y hasta mí misma por no haber tenido el valor de enfrentar a mi jefe.

Con oración y tiempo pude volver a recuperar mis nervios faciales.

Pero dentro de mí había una fea actitud en contra de mis jefes y esto repercutió en mis otros trabajos años después, no dejaba que nadie me diga nada y duré poco en todos los demás.

Este asunto, me llevó a preguntarme, ¿que era lo que tenía en mi corazón pendiente que no quería que me mandaran? si yo antes era humilde, sencilla, ¿que me pasó?

Creo que encontré la respuesta tratando de acordarme y con ayuda del Espíritu Santo, pedir perdón por el rencor que tomé después de haber sufrido esta enfermedad tan horrible como es la parálisis.

Este es sólo un ejemplo pero, hay mucha gente que es como es, a causa de cosas que le han pasado.

La Biblia dice: “ninguna maldición viene sin causa

Nada menos que la bendición es lo que me perseguirá y te perseguirá todos los días, si no guardas maldición.

“el bien y la misericordia te seguirán todos los días…”

Si la maldición viene por alguna causa, será que tenemos que buscar primeramente la causa, sacar la tierra de debajo de la alfombra, y ponernos a cuenta.

Hay gente que tiene TODO un currículum en “asuntos pendientes”… tiene demasiados! ¿Por donde empiezo?

Arrodíllate y empieza por invocar el nombre de Jesús y a su Espíritu Santo pedirle la guía para que te recuerde que tienes pendiente.

Como todo debe ser en orden, la causa o el asunto, debe ser tratado de a un día a la vez.

“Señor: hoy te confieso esto…. Y mañana aquello”

Hay poder en la confesión, hay suficiente poder en Jesucristo como para perdonarte y ordenar tu alma, de modo que se vea delante del Padre, pura y sin mancha, sin arruga, sin que le debas nada a Dios.

Isaías dice:

“venid y estemos a cuenta, si tus pecados fueran como grana, como nieve serás emblanquecido, si fueran rojos como carmesí, vendrán a ser como blanca lana”

Dios quiere darte la oportunidad de lavar tus vestidos, hoy es el tiempo, es tiempo de Dios!



Ultimos comentarios
  1. ricardo
  2. claudio
  3. rossy
  4. natalia
  5. ANA
  6. natalia
  7. alejandra
  8. natalia
  9. alejandra
  10. Lidia
  11. natalia

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once + veinte =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: