Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Crisis con los parientes

fxb01yProblemas con los parientes

 

¿Alguna vez tuviste serios problemas con algún familiar?…

Hay familias que viven en guerra con los parientes

Es lógico tener diferencias, porque como alguien dijo: “cada casa es un mundo”.

Lo que pasa, a veces es que los familiares se meten en la vida de los demás.

Y como debemos mantener el “protocolo” no les decimos nada a sus comentarios o sus críticas fuera de lugar.

El meterse en la vida de los demás es manipulación.

No debemos dar consejos si no se nos pide.

Hay padres que, por ejemplo se casan sus hijas, y tratan de que la hija y el esposo lleven una vida igual a ellos.

Aunque la intención sea que les vaya bien y al parecer no sea mala, es malo tratar de acomodar a los hijos recién casados a una vida paralela a la que llevan los padres.

Eso se llama no cortar el cordón umbilical.

La Biblia enseña:

Mateo 19:5 “dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne

6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.”

Sin querer o queriendo… los suegros, las madres, los abuelos, cuñados o quienes son nuestros “buenos parientes” que opinan, aconsejan, comentan o vengan a casa a querer cambiar lo que les parece mal, hacen que el hogar sea un campo de batalla entre cónyugues.

Mi mamá es de tratar de criar a mi hijo como ella crió a mi hermano. Y si hubiera un malestar en mi esposo por ésta razón, yo debo poner límites a mi madre, y no ponerme en contra de mi esposo.

¿Por qué será mi hogar separado, por causa de un tercero?

Así sea tu misma madre, a la que amas tanto, debes ponerte al lado a tu esposo/a, por su bienestar y el de tus hijos.

Poner límites es amar. Los demás que hagan su vida como quieran, pero no permitir (con buenos modales) que entren a manipular tu vida.

El único permiso a manejar tus asuntos es a Dios!

Si mis cuñadas no me quieren, es un problema de ellas, yo defenderé mi postura como esposa y madre.

Nunca se pongan del lado del tercero en discordia, nunca queridos matrimonios!

Marcos 3:25 “Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer”.

Los matrimonios que estén en conflicto por causa de terceros, deben hablar con su cónyugue a solas, aclarar las cosas, poner límites, llegar a un acuerdo, cerrar la puerta al enemigo.

“procura la paz con todos”

“y el Dios de paz estará con vosotros”

Dios les bendiga.



Ultimos comentarios
  1. Luz Angela
  2. CYNTHIA
  3. Judy

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − 13 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: