Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

depresión por crisis en el trabajo

trabajo_duro¿tienes Depresión por crisis en el trabajo?

 He trabajado toda mi vida desde que terminé el secundario. Mis padres no podían pagar mis estudios universitarios, así que mis sueños de ser profesora de educación física murieron trabajando…

Con los años me acostumbré y resigné a no tener un título pero compensaba el buen dinero que ganaba atendiendo al publico en un negocio de regalos.

Unos años más tarde, entré a trabajar en un supermercado como cajera y  allí pasé otros muchos años “atada” al trabajo, me gustaba trabajar, pero no tener un PLAN en la vida me hizo perder la visión de lo que pude haber logrado.

Es decir, trabajaba sin descanso, tenía deudas, stress severo, vivía gastando más de lo que ganaba y nunca tenía dinero en el bolsillo.

Muchas veces tuve graves problemas con mis jefes: de horario, de llegadas tarde, de accidente, de tener que pagar como justa por los pecadores, sin permisos, peleas y discusiones de todo tipo …etc…

Pero la verdad era que me daba miedo a perder el trabajo, o dejarlo y no encontrar otro mejor.

Endeudada constantemente y atada al temor de “no tener”, entré en depresión y hasta llegué a preguntarme “¿para que vivo?” ya no quería vivir y no pensaba en que había alguna otra manera de salir adelante, simplemente decía: “no tengo vida, ni propósito, no tiene sentido vivir para trabajar”

He conocido chicas que pudieron casarse con un hombre que las puede mantener, pero yo ni eso conseguía y me parecía mal pensar buscar marido sólo para que me mantenga. Eso es un gran error! Y también lo es si los hombres piensan en buscar una mujer que tenga una profesión o esté en un buen trabajo por “si las dudas” algún dia les falte el dinero.

Mi depresión por la opresión, me llevó a buscar a Dios con gran desesperación.

 Deuteronomio  26:7Y clamamos a Jehová el Dios de nuestros padres; y Jehová oyó nuestra voz, y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión;
26:8
y Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros;
26:9 y nos trajo a este lugar, y nos dio esta tierra, tierra que fluye leche y miel”

 Clamé a Dios y le pedía que me guíe que hacer, porque mi situación económica, emocional y física ya no daban para más. Realmente me sentía perdida!

Lo primero que Dios hizo fue quitar el miedo a “no tener” a renunciar a lo que tenía y tener fé para saber que si no tenía más ese trabajo, él podía darme otro mejor, quizás no mejor pagado, pero sí más tranquilo… sin opresión!

Hice un plan, me dije: basta de tarjetas de crédito, y empecé a pagar deudas poco a poco y trataba de saldarlas rápido, o sea en grandes cantidades, así fue que en un año yo terminé de pagar todo y empecé a buscar algún trabajo de mediodia.

Hasta que mi jefe supo que yo planeaba irme, me ofreció trabajar mediodia allí mismo, y le dije que sí, trabajé allí 5 años más, sin deudas y por la tarde estudiaba, teología biblica e inglés, me gradué. Y luego sentía que ya era tiempo de dejar todo y comenzar una vida.

Renuncié y me dediqué a misionar y a predicar por 4 años y tenía el favor de Dios y trabajos por temporada. Pero nunca Dios dejó de suplirme en todo… y había encontrado mi propósito en la vida!

 Si estás pasando por una situación similar de crisis en tu trabajo te aconsejo que:

1) busques a Dios, para que tengas paz.

2) haz un plan con tus ingresos, si quieres seguir trabajando donde estás, invierte en un auto o un plan de vivienda o caja de ahorro.

3) no te endeudes en créditos de mil cuotas. Los celulares, la ropa, la comida comprada no parece gasto, pero en las cosas pequeñas es en donde se vá el dinero.

4)si puedes estudia algo, un oficio y perfecciónate en ello, Dios quiere que uses tu talento y lo multipliques, a su tiempo el te dará oportunidad de tener tu propio negocio.

5) si estás soltero/a: cuidate de quien te enamoras, puede hacerte perder tiempo y dinero.

 

Dios me bendijo a mi, también quiere bendecirte con un trabajo en el que estés a gusto. Dios no sólo suple necesidades sino que también, como buen Padre te dá con los gustos.

1 timoteo 6:17 “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.”

 

La vida no es fácil, pero si es fácil el yugo cuando dejamos las cargas a los pies de la cruz, recordando que está vacía para llenarnos de victoria en cada área de tu vida.

La vida se ha hecho para disfrutarla! Adelante!!!!



Ultimos comentarios
  1. Ana Noemi Lemus
  2. Miguel
  3. Rossana
  4. Corina
  5. Fela Rios
  6. eve
  7. Candy
  8. natalia
  9. natalia
  10. natalia
  11. MAYRA
  12. Enrique loyola
  13. natalia
  14. sandy
  15. Irma Roxana
  16. gina redondo

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 3 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: