Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Diario de una embarazada II

embarazo II2 trimestre: “la cosa se vá agrandando…”

El terror de toda mujer es aumentar demasiado de peso y no poder bajarlos después.

En mi primer embarazo, subí veinte kilos!, si escuchaste bien: 20!.. odié a mi ginecóloga por haberme engordado con unas vitaminas durante todo mi primer embarazo, pasa.. que estaba anémica y muy flaca, entonces me dio calcio y hierro como para hacer una fábrica metalúrgica!

Estoy entrando en el 5to. Mes y ya aumenté 3kg. En sólo un mes; y a  medida que la “cosa” se vá agrandando, voy muchas veces por dia al baño, pues la panza pesa y aprieta la vejiga.

En la noche el bebé se mueve, pega patadas, le siento su corazoncito y todo eso es muy lindo… pero me desvelo, y si no es él, es ella, la hermana “mayor” llora para que le cambie el pañal o quiere tomar leche o simplemente llora…

La ansiedad por saber el sexo del bebé hace que me coma hasta las uñas de los pies…!

finalmente figuraba en la ecografía… y estoy mas que feliz y agradecida a Dios por Bruno Leonel Fernández.

Esto me recuerda que cuando tenemos fé, debemos cuidarla como si fuera un bebé en gestación.

Tu fé en algo a lo que le pongas pasión, pronto se notará como la redondez de mi panza.- La gente sabrá de tu fé por lo que vea en ti, pues antes de que salga a luz,  Dios lo hará notorio.

Fé es la certeza de lo que se espera.. y tener que esperar es tan molesto como estar embarazada de casi 7 meses.

Yo tengo la certeza que voy a tener un hijo, porque dentro de mí ha crecido la seguridad y la confirmación de ello, así también debe ser la fé en tu corazón.

Si tu tienes la seguridad y la confirmación de lo que esperas por fé, es eso exactamente lo que obtendrás.

No hay peor cosa que una fé ciega. La fé tiene ojos grandes y visibiliza claramente el objetivo. Así que, al pedir algo a Dios, debes pedir sin golpes al aire, sino específicamente, visualizando lo que quieres y echando mano a la seguridad de obtenerlo en oración.

“pues todo lo que pidieres al Padre en mi nombre yo lo haré” dijo, Jesús.

Hoy todo lo que le pido a Dios es que tu fé crezca como bebé en la panza, cuidando con mucho amor y paciencia en oración, porque así como un niño no se hace de un día para otro, así también lo que esperas llevará su tiempo.

(continuará…)

Dios te bendiga.



Ultimos comentarios
  1. Marcela
  2. claudia castillo.
  3. Elssie de Sigüenza
  4. Wi!!!
  5. abby
  6. YORKY80
  7. claudio
  8. SOFIA GOMEZ

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × uno =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: