Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Noviazgo

¿me enviará Dios al que será mi esposo?

Muchas jóvenes se preguntan esto… Te cuento una historia:

(génesis 24) Hubo una vez una mujer soltera llamada Rebeca, que estaba sacando agua de un pozo como todos los días para hacer de comer.

Fue entonces cuando se apareció un hombre que trabajaba para su amo, quien lo había mandado a buscar esposa para su hijo.

En aquel tiempo, como en el tiempo de mis abuelos, la mujer no tenía ni voz, ni voto en cuanto con quien se quería casar, pues los padres elegían el candidato para sus hijas.

Este siervo, vé a Rebeca y pensó que a su amo le iba a gustar. Entonces,  preguntó a sus padres por ella y los padres de Rebeca dijeron que si ella quería casarse con el hijo de su amo, que vaya…

Todo estaba en la decisión de ella.

-¿casarme con un desconocido?… y si no me gusta???-

-Pruebo y luego veré que hacer… aún no sé.-

Imagino que a Rebeca, como me pasó alguna vez a mi, se le ocurrirían miles de preguntas sobre quien sería su esposo.

En la historia de Rebeca ella no conoce bien a su futuro marido, pero siente seguridad en decir que sí iría con el siervo, y eso lo dá Dios en tu corazón.

En este caso Dios envió esposo para ella.

En mi caso esperé al tipo adecuado y aproveché la ocasión.

Cada historia es diferente una de otra, No quiere decir que te ocurra exactamente lo mismo a ti.

La historia de amor de tu amiga, o de la novela que viste, o la historia bíblica mas romántica, no tiene porque ser la tuya.

Lo cierto es que “como creyeres te será hecho…” y si crees que debes esperar a que venga… vendrá.

Y si crees que debes buscar, orar y llamar a la puerta. Eso harás.

Esclesiastés 9:11 “Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.”

Hay un dicho que dice: “la ocasión hace al ladrón”

Si estás en el tiempo de querer casarte, sólo debes esperar la ocasión de robar el corazón de alguien…

Si éste no se dá, vendrán “otros ocasiones”… pero en todo “ENCOMIENDA A JEHOVÁ tu camino y confía en él y él hará” (salmo 37:5)

ENCOMIENDA A JEHOVÁ tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados. (proverbios 16:3)

Encomendar!!!, esto quiere decir por todo lo que hagas o pienses hacer, ora.

No se trata de estar jugando… cuando tengas la oportunidad, pide a Dios seguridad y paz con el sujeto.

Si tienes dudas, déjalo en manos de Dios… si no tienes paz, ya sabrás que no es de Dios.

No sé si Dios enviará a tu esposo, pero si sé que cuando sea el adecuado:

  • Dios te dará paz y seguridad.
  • El que es de bendición te enriquece y no te trae tristeza.
  • Dios te dá el tiempo y la ocasión para aprovechar.

Final feliz, Rebeca llega a conocer a su esposo Isaac, Dios los bendijo, se casaron y fueron felices y comieron perdices.

The end.



Ultimos comentarios
  1. carlos Dias
  2. Mercedes Esquivel
  3. Tania
  4. Carlitos
  5. Necasmo
  6. claudio
  7. lili
  8. natalia
  9. CLAUDIA
  10. lili
  11. CYNTHIA
  12. Cinthia
  13. anny
  14. lorena
  15. claudio
  16. Pamela
  17. ANGIE
  18. Mary
  19. ivel
  20. ivel
  21. jose
  22. ary
  23. claudio

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + 1 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: