Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

pensamientos correctos, actos correctos II

hombre_preocupadoLa otra cara de la moneda

El otro lado de la historia implica a Claudio. El también ha tenido problemas que han sido factores contribuyentes a la situación que él y Natalia enfrentan en su matrimonio, su hogar y su familia.

Claudio debería haber tomado su posición de cabeza de la familia. Dios lo ha destinado a ser el sacerdote de este hogar. Claudio también ha nacido de nuevo y sabe cual es el orden adecuado para la vida familiar. Sabe que no debería permitir a su esposa manejar la casa, el presupuesto familiar, a los niños y a él.

Sabe todo esto, pero no hace nada al respecto excepto sentirse derrotado, mostrarse retraído y refugiarse en la televisión y los deportes.

Claudio se esta escondiendo de su responsabilidad porque odia las confrontaciones. Prefiere adoptar una actitud pasiva, pensando:

“Bien, si dejo esto así, quizás se resuelva por sí solo”.

O inventa excusas para no actuar diciendo:

“Orare por eso”.

Por supuesto, es bueno orar, pero no como un modo de evadir responsabilidades y es eso lo que Claudio hace.

No me refiero a que Claudio se presente como “el señor macho”, alardeando acerca de su autoridad, pero necesita ser firme y amoroso y aportarle a su esposa y familia seguridad.

Pasa que también Claudio en su niñez recibió con frecuencia gritos de sus padres y dichos como:

“sos un desastre! Nunca vas a hacer nada bien!” “el mismo torpe de siempre!”

Claudio siempre intentó complacer a sus padres pero al ponerse nervioso entorpecía lo que hacía.

El abuso verbal y físico pusieron a Claudio en la posición de pensamiento que tiene hoy. Un pensamiento que dicta y rige la conducta pasiva que él tiene.

“para que voy a decir o hacer algo, si no voy a lograr satisfacer a nadie”

Hay toda una batalla en las mentes de cada uno. No es que no amen a Dios, es que queriendo agradarle se sienten culpables de su conducta.

¿Cuál es la respuesta?

Romanos 12:2

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

La verdad es que es un proceso doloroso enfrentarnos a nuestras fallas y reconocer la verdad de nuestro pasado.

Es triste que mucha gente siga por años y años en el mismo estado deplorable, sin mejorar en su vida y su familia y el diablo está mas que contento con nuestra situación.

Si un pensamiento malo puede tenernos en derrota, ¿Qué pasaría si al saber la verdad de nuestra condición, Dios nos otorgara el pensamiento correcto para ser libres?

Por supuesto que queremos ser libres!, pero pocas veces y en ciertas áreas, no dejamos actuar al Espíritu y menos permitir un pensamiento a favor del cambio.

La importacia que tiene renovar los pensamientos, es de la misma medida que el cambio producirá.

Espero que veas en este ejemplo en forma de parábola, como Satanás se aprovecha a lo largo de tu vida, sin apuros, para tenerte hoy en la condición que estás.

Los problemas internos en la mente se exteriorizan. Así también los éxitos y victorias, cuando renueves tu forma de pensar.

Dios te bendiga.



Ultimos comentarios
  1. josefina
  2. sandra
  3. adriana
  4. natalia

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + dieciseis =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: