Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Ayuda para el corazón

corazon-en-el-cieloLlenando la eternidad del corazón

1 samuel 4:16 al 22 “Dijo, pues, aquel hombre a Elí: Yo vengo de la batalla, he escapado hoy del combate. Y Elí dijo: ¿Qué ha acontecido, hijo mío?

Y el mensajero respondió diciendo: Israel huyó delante de los filisteos, y también fue hecha gran mortandad en el pueblo; y también tus dos hijos, Ofni y Finees, fueron muertos, y el arca de Dios ha sido tomada.

Y aconteció que cuando él hizo mención del arca de Dios, Elí cayó hacia atrás de la silla al lado de la puerta, y se desnucó y murió; porque era hombre viejo y pesado. Y había juzgado a Israel cuarenta años.

Y su nuera la mujer de Finees, que estaba encinta, cercana al alumbramiento, oyendo el rumor que el arca de Dios había sido tomada, y muertos su suegro y su marido, se inclinó y dio a luz; porque le sobrevinieron sus dolores de repente.

Y al tiempo que moría, le decían las que estaban junto a ella: No tengas temor, porque has dado a luz un hijo. Mas ella no respondió, ni se dio por entendida.

Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel! por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido.

Dijo: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios”.

 Sin Dios la gente muere y sufre sin entendimiento.

Lo más importante para esta mujer embarazada casi de nueve meses, no era la muerte  de su suegro, ni la de su marido, ni el nacimiento de su hijo… sino, la ausencia de la presencia de Dios, el arca de Dios había sido robada.

Por esa misma razón la gente muere porque la presencia de Dios está ausente…o perdida en algún punto de la vida.

¿de quien es la culpa?

Muchas veces decimos: del diablo, porque vino a matar a robar y a destruir!!!

Pero muchas veces nosotros mismos le robamos el tiempo de oración que es de Dios para hacer lo que queremos, y así vamos dejando a Jesús afuera, de tal manera que no reconocemos cuando el dice:

“he aquí estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz entraré a él cenaré con él y el conmigo” (Apocalipsis 3:20)

Algunos dicen que éste versículo es para los que no aceptaron a Jesús en el corazón, sin embargo está escrito como mensaje a una de las iglesias en Apocalipsis!

No hay mayor dolor para Dios que no le dejes estar presente en tu diario vivir, pero tampoco habrá paz para ti si no le dejas entrar cada día.

Puedes casarte, tener dinero, hijos… o hacer lo que quieras, pero sin Dios todo lo que poseas no significará nada, porque Dios es el único que puede llenar el vacío eterno que hay dentro tuyo.

“Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin”. (esclesiastes 3:11)

Esto explica porque cuando sufrimos pareciera que nunca termina..?

Porque hay eternidad en nuestros corazones… y sólo Dios puede sanar, llenar, y darnos esa “paz que sobrepasa todo entendimiento”

Déjale entrar a tu vida, deja de pensar que harás, y permítele hacer lo que tu no puedes con una sencilla oración:

Señor, toma el control de éste día que me has dado de vida, y llename de vida abundante, sé tú en todo lo que haga hoy. Quédate conmigo para que tu presencia llene mi eternidad; amén”

Dios te bendiga.



Ultimos comentarios
  1. FILAMER DÏAZ PRADO
  2. Neira
  3. Carmen Rosa
  4. caro
  5. LETICIA
  6. natalia
  7. Amanda de Leon
  8. Carmen Rosa
  9. nancy
  10. Irma valle
  11. Silvia
  12. juan
  13. Ceci

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince + 11 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: