Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Dios… ¿Con quién me casaré?

casarse¿Con quién me casaré?

Desde que me convertí al Señor, hace mas de diez años, siempre he escuchado que la decisión mas importante de la vida, después de recibir al Señor en nuestros corazones, es la decisión de: ¿con quién me casaré?, es allí donde muchos fallan y donde tú, no te puedes equivocar, porque es “hasta que la muerte los separe”.

Como es una decisión tan importante necesitamos consultarle a Dios y que El nos diga si o no, con respecto de la persona que nosotros “creemos” que puede ser…
Estaba meditando un dia en esta palabra:

“Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. (Mateo 24:38 y 39)

Entendí lo que Dios me decia cuando dice: …”que se casaban y se daban en casamiento”, tomando cada uno por sí mismo la decisión de casarse con quien  les pareciera, y aunque no buscaran casarse, si se les presentaba un buen partido, simplemente lo hacían y todo esto hacían ellos de su propia voluntad, o sea sin consultar a Dios; por eso sigue diciendo que no entendieron hasta que vino el diluvio.

Igualmente, hoy en día, nadie consulta a Dios, ni aún los “cristianos” entienden que consultar a Dios es tan importante como pedirle permiso a Papá y luego que hay problemas, llega el “diluvio” y el agua  llega al cuello; todo el mundo grita desesperado!, como niño que se mete en problemas y sale herido por no hacer caso…

Si la biblia dice que lo que Dios une no lo puede separar nadie…

¿Por qué Hay tantos matrimonios rotos, divorcios en demasía, personas que rompen con otras parejas y cada quién busca por sí mismo lo que les conviene; y la consecuencia son corazones rotos, abandono de hogares e hijos sin padres?

La respuesta es que Dios nunca los unió, sino que así como, se casaban y daban en casamiento sin consentimiento de Dios, así también en la actualidad.
Nosotros como hijos de Dios debemos esperar en oración la respuesta de Dios y hasta que Dios no nos hable y nos dé la certeza de que El está en el asunto, no debemos mover un músculo… “porque no es por fuerza ni poder, si no con mi Espíritu, dice el Señor”

Cuando ores por un muchacho/a no ores diciendo: “Señor que sea éste que me gusta y es como te lo pedí…”  y muchas otras cosas mas que sólo a ti se te podrían ocurrir, sino más bien, ora así: “Padre dime si éste chico/a es o no es para mí; que sea tu voluntad desde el cielo en mi vida.”

Dios está dispuesto a bendecirte si realmente quieres que te vaya bien con tu futuro esposo/a.

Salmo 43:5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.”



Ultimos comentarios
  1. ricardo
  2. Cefjulio
  3. ricardo
  4. Mercedes
  5. cesar
  6. Eyra
  7. Marlon
  8. Marlon
  9. natalia
  10. Marlon
  11. claudio
  12. claudio
  13. camilo
  14. Cristian y C
  15. ricardo
  16. natalia
  17. Cristian
  18. Gabriela

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − 2 =

Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS: