Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

no puedo perdonar!

no puedo perdonar!: uncategorized

Una de las grandes cosas que mas predicamos como cristianos es el perdón, pero ¿que pasa cuando no puedo perdonar?

En mi caso, yo era una persona sencilla, sin rencores.

Si alguien me hacía algo, pensaba: “ya pasará…”

Pero esto fue hasta que conocí a un muchacho que abusó de mí, física y mentalmente.

Fue tan duro y tan cruel, que logró llenar mi corazón de verdadero odio, rencor y amargura, a tal punto que no podía siquiera pronunciar su nombre.

Al terminar la relación, quedé en un estado anímico deplorable, lloraba durante el dia y la noche, maldecía, me sentía culpable por  haberlo conocido.

Y no es que yo no conociera a Cristo, ya llevaba 15 años en el Camino del Señor, servía dentro de mi congregación, y por eso mismo, me preguntaba y cuestionaba a Dios:

¿porqué a mí?!!!

Pudo haber sido cualquiera, pero porque yo?! Que hice de malo en la vida para merecer esto?

Fue entonces que también el diablo aprovechó y me convenció que Dios me había abandonado, si lo abandonó a Jesús en la cruz, ¿porque no habría de abandonarme a mí? ¿quién era yo para que DIOS se acordara de mí? puras mentiras…

Pero así dejé de creer en Dios.

Fueron años muy duros los siguientes… porque anduve en la búsqueda de algo en que creer, pues todos tenemos la necesidad de creer en algo…

Tratando de hacer las paces con Dios, recitaba el Padre Nuestro, y decía:

“Padre nuestro que estás en el cielo,

Santificado sea tu nombre,

Venga a nosotros tu reino,

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy

Y perdona nuestras deudas

……….

Y no nos dejes caer en tentación

Y líbrame del mal”

Amén.

Si, leíste bien, falta la parte:

“así como perdonamos a nuestros deudores”

Pero es que yo no podía orar así, porque descubrí que si yo no perdonaba a mi ofensor, Dios tampoco podría perdonarme a mí.

Y no es que El no quisiera, es que Dios estableció como principio, perdonarnos, con la condición de que perdonáramos!

Me costó mucho, muchísimas lágrimas poder olvidarme lo que me había echo este hombre, sin embargo yo le decía a Dios: “ten paciencia conmigo… un día voy a poder, no es que no quiera, no puedo!”

Isaías 55:6 y 7

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.
Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro el cual será amplio en perdonar

Este versículo marca el camino que debía seguir, si quería que mi vida fuera restaurada.

El proceso fue largo, amargo y lleno de tropiezos pero una de las primeras cosas que debía hacer era dejar mis pensamientos de dolor en la cruz, y volver a Jehová, y eso hice.

Un día pude pronunciar el nombre de éste hombre y otra vez orar por él y finalmente dejarlo en las manos de Dios, pero mientras tanto yo estaba atada al pasado y al rencor hacia él, sin poder avanzar en mi vida hacia ningún lado, porque cuando tomamos el asunto en nuestras manos, Dios no puede ocuparse, pero si cedemos, poco a poco saldremos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó. (romanos 8:37)

Dios bendiga tu vida y ora por quien te haya hecho daño, pronuncia su nombre/s en voz alta y será desatada tu vida y el cielo desatará sobre ti su bendición y perdón.



Ultimos comentarios
  1. natalia
  2. natalia
  3. abby
  4. natalia
  5. rocio
  6. natalia

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Recibe Ayuda Espiritual y Consejos
para tu vida en tu email totalmente GRATIS:

×